blog
> Suscríbete
 

Marcando la casilla de aceptación de nuestra Política de Privacidad, usted otorga su consentimiento expreso al REAL E ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE FARMACÉUTICOS DE SEVILLA (en adelante RICOFSE), responsable de esta web, para la recogida y el tratamiento de los datos personales que proporciona en el presente formulario. Estos serán almacenados en servidores propios del RICOFSE, ubicados dentro de la UE, y podrán ser usados exclusivamente para enviarle notificaciones de nuevas publicaciones en su Blog. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en ricofsearrobaredfarma.org y consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.
 
> Síguenos en las redes
 
> Buscar
 

Alimentos que pueden afectar a tu medicación

¿Sabías que el efecto de algunos medicamentos puede verse afectado por los alimentos que tomas? En este post te contamos algunas de estas interacciones y su importancia.
 
 
Cuando un medicamento no tiene el efecto que se espera por tomarlo junto a un alimento, se dice que existe una interacción alimento-medicamento. Esta desviación de lo esperado puede ser:
 
  • Disminución del efecto del fármaco

 

  • Aumento del efecto (y posible toxicidad)

 

  • Aparición de reacciones adversas

 

Lo contrario también es posible, es decir, la acción que ejerce un medicamento puede afectar al estado nutricional del paciente, por disminuir o impedir la absorción de algún nutriente. Es el caso, por ejemplo, del uso continuado de laxantes, que puede reducir la absorción de vitaminas. Este tipo de interacción es menos frecuente y en este post nos centraremos en el efecto de los alimentos sobre la medicación.
 

¿En ayunas o con las comidas?

 
Pues depende del medicamento. Sigue las instrucciones que te den en tu farmacia y recuerda que después puedes consultarlo en el prospecto, bajo el epígrafe “Toma de (nombre del medicamento) con alimentos y bebidas”.

En general:
  • Si se indica “en ayunas” se debe tomar el medicamento una hora antes o dos horas después de las comidas, para que los alimentos no disminuyan ni retrasen su absorción. Por ejemplo: ácido alendrónico (alendronato), levotiroxina, montelukast…

 

  • Si hay que tomarlo “con las comidas” quiere decir durante la comida o justo después. Puede ser aconsejable en el caso de fármacos que irritan la mucosa del estómago (ej. ibuprofeno y otros antiinflamatorios) o cuya absorción se favorece por los alimentos (ej. amoxicilina/clavulánico).
 

Alimentos que pueden dar lugar a interacciones

 
Sin entrar en complicados detalles farmacológicos, vamos a ver una serie de ejemplos de interacciones específicas entre alimentos y medicamentos:
 
  • Alimentos ricos en vitamina K (brócoli, espinacas, col, acelga, lechuga…): altas cantidades de vitamina K contrarrestan el efecto de los anticoagulantes (Sintrom®, Aldocumar®) por lo que se podrían producir trombos. Por el contrario, un descenso en la ingesta de vitamina K aumentaría el efecto de estos medicamentos, así que lo recomendable es no hacer cambios bruscos en la dieta mientras se tenga este tratamiento. Aquí tenéis un listado con el contenido en vitamina K de los alimentos.

 

  • Zumo de pomelo: un clásico de las interacciones. Aumenta el efecto (y las reacciones adversas) de una larga lista de fármacos como estatinas (ej. simvastatina, posibilidad de daño muscular), benzodiacepinas (ej. midazolam, aumento de la somnolencia) y otros. No es recomendable tomarlo, a menos que en tu farmacia revisen que sea seguro asociarlo a tu medicación.

 

  • Leche y derivados lácteos: el calcio que contienen hace que no se absorban bien principios activos como ácido alendrónico (y similares para osteoporosis) ciprofloxacino, norfloxacino o tetraciclina. Se deben separar, al menos, 2 horas del consumo de lácteos.

 

  • Café, té y bebidas estimulantes con cafeína: si tomas medicamentos para el insomnio (ej. benzodiacepinas), lógicamente la cafeína disminuirá su efecto. Lo contrario ocurriría con estimulantes del sistema nervioso, con los que podrían aparecer taquicardia y crisis hipertensivas.

 

  • Alimentos ricos en tiramina como el queso curado, el vino, los embutidos y los encurtidos: cuando se asocian a fármacos de los llamados IMAO (tranilcipromina, moclobemida, etc.) pueden provocar una crisis hipertensiva que, en el peor de los casos, podría dar lugar a un accidente cerebrovascular. Cuidado con esto.

 

  • Bebidas alcohólicas: el alcohol aumenta el efecto sedante de todos los medicamentos que pueden producir somnolencia (antihistamínicos, algunos antigripales, benzodiacepinas…). Hay que tener especial precaución en personas que manejen maquinaria o que tengan que conducir. 

 

Por último, recordamos que este no es un listado exhaustivo, y siempre es recomendable consultar en la farmacia las posibles interacciones de tu medicación.
 
 

Autor:
María Romero Barrero
Farmacéutica
Centro de Información del Medicamento del COF Sevilla