blog
> Suscríbete
 

Marcando la casilla de aceptación de nuestra Política de Privacidad, usted otorga su consentimiento expreso al REAL E ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE FARMACÉUTICOS DE SEVILLA (en adelante RICOFSE), responsable de esta web, para la recogida y el tratamiento de los datos personales que proporciona en el presente formulario. Estos serán almacenados en servidores propios del RICOFSE, ubicados dentro de la UE, y podrán ser usados exclusivamente para enviarle notificaciones de nuevas publicaciones en su Blog. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en ricofsearrobaredfarma.org y consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.
 
> Síguenos en las redes
 
> Buscar
 

Caducidad de los medicamentos: qué necesitas saber

No creáis que estais pecando de tiquismiquis si os crea recelo cuando en vuestra farmacia de confianza os dispensan un medicamento con fecha de caducidad próxima
 
 
Comencemos por partes. La fecha de caducidad de los medicamentos se serigrafía en el cartonaje de la siguiente manera: MM/AA (ó MM/AAAA), correspondiendo la M al mes en que una vez superado caducará el medicamento y A al año. También se incluirá la fecha de caducidad en el mismo envase del fármaco, ya sea el bote de un jarabe como el blíster de unos comprimidos.
 
Y la duda razonable que puede surgir es: ¿se puede consumir dentro del mismo mes que indica? Y la respuesta es SÍ, Y CON TOTAL SEGURIDAD. Y para que os quedéis tranquilos vamos a profundizar en esto.
 
La fecha de caducidad de un medicamento es el límite temporal en que el producto aún conserva sus especificaciones de eficacia y seguridad, siempre que haya sido almacenado siguiendo las recomendaciones para ese medicamento en concreto. Esta información se obtiene mediante la realización de estudios de estabilidad que así lo demuestran. Como norma general, y salvo para medicamentos de conservación en nevera, debemos conservarlos siempre en un lugar fresco, seco y aislado de la luz. Podéis ampliar esta información aquí .
 
Pasada la fecha de caducidad, y aunque no tiene porqué ser así, cabe la posibilidad de que el medicamento pierda sus propiedades de eficacia. De hecho, hay laboratorios farmacéuticos que reconocen que, como máximo, el medicamento puede usarse tranquilamente pasados incluso 6 meses desde la fecha indicada de caducidad, si bien es cierto que no recomendamos bajo ningún concepto que los uséis pasada esa fecha, ya que esta afirmación se puede hacer siempre y cuando el medicamento haya sido conservado en condiciones ideales, condiciones que nunca podrán darse en los botiquines caseros. Además, hay preparados que una vez abiertos o reconstituidos, ven reducida su fecha de caducidad debido a que el contacto directo con el aire y la humedad acorta su vida útil.
 
La duda razonable ahora entonces es: ¿qué ocurre si se ingiere un medicamento pasada su fecha de caducidad? Pues en el 99% de los casos no pasará nada que entrañe peligro para el usuario; esto no quita que pasada esta fecha los medicamentos van perdiendo eficacia y puede ser que no se consiga el efecto deseado. Es muy difícil saber qué medicamentos mantienen su eficacia pasada la fecha de caducidad; en resumen, muchos medicamentos se pueden seguir usando pasada la fecha, pero este periodo adicional de estabilidad es muy variable entre fármacos, dependiendo no sólo del tipo de medicamento, sino también como he mencionado, de las condiciones de conservación aplicadas.
Por ello insistimos desde aquí en que no te arriesgues; hay medicamentos  que tratan situaciones muy graves, como la adrenalina, de la que se sabe que pasada la fecha de caducidad SÍ pierde bastante eficacia, por lo que lo que puede pasar que un simple brote agudo de alergia puede transformarse en un shock anafiláctico que puede ser mortal si empleamos una adrenalina caducada, ya que esta no hará todo el efecto deseado.
 
Esta disminución de la eficacia es importante también en todos los medicamentos de estrecho margen terapéutico, es decir, aquellos que deben tomarse en dosis exactas para que sean efectivos. Si una vez caducados presuponemos, como es previsible, que disminuya aunque sea poco su actividad, es muy probable que no se halle dentro de ese “margen de eficacia terapéutica”. Esto ocurre por ejemplo con anticoagulantes, anticonvulsivos, antiepilépticos o preparados para el tiroides, entre otros.
 
Por ello desde aquí, te recomendamos que una vez superada la fecha de caducidad, deposites los medicamentos en el punto SIGRE de tu farmacia más cercana. 
 
 

Autor:
Mª Luisa Hermosa Sánchez de Ibargüen
Farmacéutica
Centro de Información del Medicamento del COF Sevilla