blog
> Suscríbete
 

Marcando la casilla de aceptación de nuestra Política de Privacidad, usted otorga su consentimiento expreso al REAL E ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE FARMACÉUTICOS DE SEVILLA (en adelante RICOFSE), responsable de esta web, para la recogida y el tratamiento de los datos personales que proporciona en el presente formulario. Estos serán almacenados en servidores propios del RICOFSE, ubicados dentro de la UE, y podrán ser usados exclusivamente para enviarle notificaciones de nuevas publicaciones en su Blog. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en ricofsearrobaredfarma.org y consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.
 
> Síguenos en las redes
 
> Buscar
 

Las 5 claves a tener en cuenta con tu cámara de inhalación

La cámara de inhalación es una herramienta muy útil. En este post te enseñamos a sacarle el máximo partido a este dispositivo. Si utilizas cámaras de inhalación para ti o para pacientes a tu cargo, este post podría resultarte interesante.
 
 
La ventaja principal de las cámaras de inhalación es que evitan que tengamos que sincronizar la inspiración con la pulsación del inhalador; por tanto, son ideales para su uso en niños pequeños, ancianos, personas encamadas o cualquier paciente que tenga dificultad en su manejo.
 
El correcto uso de estos dispositivos además, aumenta la proporción de medicamento que llega a los pulmones y minimiza los efectos secundarios en orofaringe porque las partículas de mayor tamaño (que son las que se quedan en esa zona cuando se usa el medicamento solo), se quedan en la cámara.
 
Dentro de los inhaladores, existen dos tipos principales:
 
  • Los  conocidos como “de polvo seco”, que contienen en su interior el polvo suelto o bien en capsulitas que el mismo dispositivo rompe. El paciente prepara el dispositivo (la forma en que se hace depende de la especialidad), inspira el polvo, aguanta la respiración 5 segundos y luego se manipula el inhalador para la próxima dosis. Para estos inhaladores no sirven las cámaras de inhalación.

 

  • Las cámaras están pensadas para la segunda gran familia de inhaladores: los cartuchos presurizados o MDI (de las siglas Inhalador de Dosis Media), o más conocidos como “aerosoles”, es decir, los que emiten el medicamento en pequeñas gotitas y tenemos que sincronizar la pulsación con la inspiración.
 
¿Qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de manejar una cámara de inhalación? Consideramos cinco puntos fundamentales:
 
 

1. ¿Mascarilla, sí o no?

 
Puedes utilizar la cámara con o sin mascarilla, dependiendo de que seas capaz de sellar los labios alrededor de la boquilla de la cámara o no. En bebés, por ejemplo, la mascarilla se hace imprescindible, pero en un paciente adulto puede no ser necesario. Existen distintos tamaños de mascarilla, desde mascarillas muy pequeñas para neonatos hasta las que se adaptan a la cara de un adulto. Tenemos que tener en cuenta que las mascarilla debe abarcar boca y nariz. Es importante que a cada paciente se le proporcione la mascarilla adecuada. Si utilizamos mascarilla, hay que presionar un poco sobre la cara para facilitar el sellado.
 

2. ¿Qué tengo que tener en cuenta al usar la cámara?

 
Con el paciente incorporado (sentado o de pie), quitaremos la tapa del inhalador (parece una tontería pero es sorprendente la de gente que olvida este paso). A continuación, muy importante: agitar el inhalador si así lo indican las instrucciones, mantener el inhalador en forma de L, retirar la tapadera de la cámara y conectar ambos dispositivos.
 

3. Hay que esperar a que el paciente haga 6 o 7 inhalaciones o de 5 a 10 segundos

 
Lo ideal es que los pacientes que no usan mascarilla hagan una espiración, luego sellen con los labios la boquilla de la cámara, hagan la pulsación e inspiren de forma profunda y tranquila, aguantando la respiración. 
 
Pero si el paciente no se ve capacitado o estamos utilizando mascarilla, como es el caso de los niños, con respirar normalmente es suficiente.
 
 

4. Si vamos a administrar más de un fármaco o más de una dosis, esperar 30 segundos

 
Varias pulsaciones juntas para una misma inhalación disminuyen el depósito pulmonar y se puede perder hasta un 30% de la dosis.
 

5. Limpiar la mascarilla al menos una vez a la semana

 
(Y antes de usar la cámara por primera vez). La limpieza se hará desmontando la mascarilla si tiene varias piezas y sumergiendo sus componentes en un recipiente con agua y jabón. Es importante dejar secar al aire, ya que el frotado durante el secado produce cargas eléctricas que pueden interferir con el correcto fluir del medicamento por la cámara.
 
Los inhaladores son medicamentos complicados de utilizar, de hecho están dentro de las conocidas dentro del argot farmacéutico como formas farmacéuticas complejas, así que no tengas ninguna duda en acudir a tu farmacia la primera vez que te lo prescriban (y las veces que sean necesarias) para que te expliquemos cómo se usa; en tu farmacia estamos para ayudarte.
 

Autor:
Rosario Cáceres Fernández-Bolaños
Farmacéutica
Desarrollo de Proyectos Profesionales y Relaciones Institucionales del COF Sevilla