Última actualización: 19-08-2019
Inicio  >  Actualidad  >  El compromiso social de los farmacéuticos, recogido en la novela de un periodista sevillano
Actualidad

El compromiso social de los farmacéuticos, recogido en la novela de un periodista sevillano

jueves, 23 de mayo de 2019 18:25
El periodista sevillano Jesús Álvarez, jefe de Sección en ABC de Sevilla, retrata en uno de los capítulos de su novela "El ingeniero que no sabía bailar" el compromiso social de los farmacéuticos con su pacientes
-No entiendo muy bien, ¿necesita todo esto? Preguntó extrañada 
 
-No doña Carmen. La verdad es que estoy mucho mejor de los dolores de cabeza y ahora duermo bastante bien. Solo venía a pagarle los medicamentos que me había facilitado durante estos últimos meses. Ésa es la lista. Como verá, está apuntado el producto y la fecha en que me lo dispensó. Le rogaría, si es tan amable, que los sumara y me dijera cuánto es. 
La mujer hizo un gesto negativo con la cabeza. 
 
-Ya le dije que no se preocupara por eso. Usted aquí no tiene problema. No hay ninguna prisa en que pague eso. 
[...]
 
El ingeniero se dio la vuelta y antes de salir por la puerta, exclamó delante de los demás: "¡Ah! Sepa usted también que aunque me mudara a la otra punta de Sevilla, esta seguirá siendo siempre mi farmacia. Hasta que me muera".
 
Estas líneas corresponden a la novela 'El ingeniero que no sabía bailar', obra del periodista sevillano Jesús Álvarez, cuya carrera profesional está estrechamente vinculada a ABC de Sevilla, donde actualmente es Jefe de Sección. En el libro, inspirado en hechos reales, retrata la particular caída en desgracia de un ingeniero industrial de 50 años que pierde su empleo en plena crisis económica, y que tras sufrir humillaciones en su desesperada búsqueda de un nuevo trabajo, se ve obligado a acudir a servicios de asistencia social para poder al menos comer. Desde ahí comienza a vivir situaciones en las que se retrata, bien la empatía y solidaridad de determinadas personas hacia aquellas personas que sufren los estragos de la pérdida de un empleo, o todo lo contrario.
 
En el caso de las primeras se retrata el caso de una farmacéutica que, pese a la imposibilidad del paciente de asumir el precio de sus medicamentos, no dejó en ningún momento de proporcionarle los tratamientos que necesitaba. Un ejemplo que demuestra el compromiso de los profesionales de la farmacia con las necesidades sanitarias de la ciudadanía, razón de ser de nuestra profesión. 
 
Recomendamos la lectura de este libro, que otorga visibilidad a labor de prestación sanitaria e incluso social que llevamos a cabo desde la farmacia comunitaria