Última actualización: 20-10-2020
Inicio  >  Actualidad  >  Un mejor consejo sobre fotoprotección de la mano de la Dermofarmacia
Actualidad

Un mejor consejo sobre fotoprotección de la mano de la Dermofarmacia

martes, 15 de julio de 2014 14:51
Algunas de las recomendaciones ofrecidas por la ponente han sido recogidas por la Vocalía de Dermofarmacia en un decálogo práctico y sencillo de interés para los pacientes, que aparece al término de este artículo, y que puede servir de base a un consejo farmacéutico más completo ofrecido desde las oficinas de farmacia. De esta manera se puede disfrutar de la estancia en la playa, la piscina o el campo y no sufrir los efectos perjudiciales del sol
María Jesús Lucero (derecha), junto a la vocal de Dermofarmacia, Gema Herrerías.
Nuestra sede colegial acogió el pasado 10 de julio una sesión formativa especialmente diseñada desde la Vocalía de Dermofarmacia para atender las necesidades de muchos de nuestros pacientes durante esta época del año: 'Nueva visión de la fotoprotección en el consejo Dermofarmacéutico'.
 
La notable afluencia de colegiados, que llenaron el salón de actos, dio buena muestra del interés que despertó el curso, que estuvo impartido por la Dra. María Jesús Lucero, profesora titular de Dermofarmacia de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla, y que mostró las líneas básicas sobre las que se debe sustentar un consejo farmacéutico de calidad en torno a protección solar.
 
Algunas de las recomendaciones ofrecidas por la ponente han sido recogidas por la Vocalía de Dermofarmacia en un decálogo práctico y sencillo de interés para los pacientes, y que puede servir de base a un consejo farmacéutico más completo ofrecido desde las oficinas de farmacia. De esta manera se puede disfrutar de la estancia en la playa, la piscina o el campo y no sufrir los efectos perjudiciales del sol:
 
1. Todas las pieles no necesitan el mismo protector solar, para la correcta elección hay que tener en cuenta factores como el índice ultravioleta diario (UVI) de la zona donde se encuentre (consultar en www.aemet.es), el estado de la piel, la tipología cutánea, y el fototipo Todos estos factores pueden modificarse si, además, se padece algún tipo de alergia o se sufre una patología sistémica que afecte a la piel. Consulte a su farmacéutico.
 
2. Algunos medicamentos aplicados sobre la piel o administrados por vías oral y parenteral como antibióticos, anticonceptivos orales, antiinflamatorios, ansiolíticos, antidepresivos, inmunosupresores, entre otros, contienen fármacos que producen una reacción fotosensibilizante en la piel. A la hora de elegir un fotoprotector hay que tenerlo en cuenta. Consulte a su farmacéutico.
 
3. La exposición solar tiene que ser progresiva y hay que evitar exponerse durante las horas centrales del día. Además de protegerse con el fotoprotector adecuado, se deben hacer uso de otras medidas como usar sombrero y gafas de sol con cristales que posean filtros solares, incluso en días nublados. En caso de eritema o enrojecimiento tras la exposición al sol es necesario el uso de un producto cosmético adecuado. Consulte a su farmacéutico.
 
4. El mismo protector solar no vale para toda la familia. Los niños menores de 3 años no deben ser expuestos directamente al sol en la playa, piscina, el campo… Los fotoprotectores recomendados para los más pequeños son los que llevan filtros físicos, también llamados filtros minerales, con factor de protección solar 50+. Para los niños con más edad y dependiendo de las características de su piel, sobre todo si padecen dermatitis atópica, se debe consultar con el farmacéutico.
 
5. La cantidad de fotoprotector que se tiene que aplicar es de 2mg/cm2 de piel, equivalente a una cucharada de café. Las zonas que se tienen que proteger no son sólo el rostro y el cuerpo sino también las orejas y los pies. La aplicación se debe de hacer media hora antes de la exposición solar (playa, piscina, campo,…) y se tiene que volver a repetir cada 2 horas y después de cada baño, siempre sobre la piel seca.
 
6. La piel tiene que estar limpia antes de aplicar el fotoprotector adecuado. No se deben utilizar desodorantes, perfumes, etc. para la exposición al sol.  Los protectores solares con color y maquillajes con FPS están indicados para el uso en las zonas urbanas, nunca en la playa, piscina o campo…, ya que se corre el riesgo de la aparición de manchas.
 
7. En el etiquetado del envase/cartonaje del fotoprotector aparece un símbolo de “tarro abierto”, denominado PAO, con un número que indica el tiempo que debe permanecer abierto en envase con las garantías de seguridad y eficacia. Una vez abierto el protector solar, consulte en el envase el tiempo de uso del producto, pasado el cual no dude en desechar el fotoprotector aunque aún tenga contenido ya que existe riesgo para su salud.
 
8. Las Recomendaciones Europeas indican que además del número del FPS, debe aparecer el grado de protección (baja, media, alta y muy alta). Este FPS sólo indica la protección frente a las radiaciones UVB, mientras que si el fotoprotector protege de las radiaciones UVA debe aparecer un círculo que rodea a la palabra UVA u otra numeración independiente del FPS.
 
9. Las evidencias científicas indican que no existe la protección solar total. Por ello, es necesario que el fotoprotector que utilice disminuya los daños que sobre la piel provocan las radiaciones UVB, UVA e IR-A. Consulte a su farmacéutico.
 
10. Las manchas, lunares y otras alteraciones observadas en la piel tienen que ser vigiladas ante cualquier cambio ya sea forma, tamaño o color. Si esto ocurriera consulte a su dermatólogo. 
 

Aspecto del salón de actos del Colegio durante la celebración de este curso.