Existen algunos mitos en torno a la alimentación en el embarazo. En el post de esta semana te aclaramos cuáles son ciertos y cuáles no.

Durante el embarazo tenemos que modificar muchos hábitos de nuestro día a día, comenzando por la alimentación habitual, ya que aunque no existe una dieta específica para las embarazadas, sí que tienen que comenzar a restringir determinados alimentos, bien porque por algún motivo no puedan consumirlos (como veremos a continuación) o bien porque no esté recomendado el consumo en exceso de determinados alimentos, como los que aportan muchas calorías, o los que tienen alto contenido en azúcares y grasas.

Pescado crudo o en conserva

Existen muchos rumores sobre determinados alimentos que están “prohibidísimos” en el embarazo… Esto tiene parte de verdad pero también se exagera un poco. Por ejemplo, es cierto que una embarazada no debe consumir alimentos crudos, sobre todo pescado, por el riesgo de intoxicación o infección cuando el pescado contiene Anisakis (es un parásito muy frecuente en el pescado, lo habrás visto alguna vez en la merluza o en las huevas. Son «gusanitos» muy pequeñitos que con el cocinado mueren y no entrañan ningún riesgo para la salud). Es lógico por tanto pensar que no se pueden consumir crudos, pero si se cocinan o se congelan antes, no hay ningún problema. ¡¡Ojo con los boquerones en vinagre!! Eso es pescado crudo 😉

Queso y embutidos

Muchas embarazadas también se privan de embutidos crudos curados por el miedo de contraer toxoplasmosis; y hacen bien, pero lo que muchas personas desconocen es que si lo congelamos (a -20ºC) antes del consumo durante unos días nos aseguramos de que el parásito Toxoplasma (que suele estar en las carnes de cerdo) muera por congelación; también muere por altas temperaturas, superiores a 65ºC; de ahí que los embutidos cocinados (por ejemplo jamón york que está cocido) no entrañen ningún riesgo para la salud del bebé.
El consumo de queso es otra fuente de dudas; sirva aclarar que se puede consumir todo tipo de quesos siempre y cuando se indique en la etiqueta que se han elaborado a partir de leche pasteurizada. Los quesos elaborados con leche cruda pueden contener Listeria, bacteria causante de graves afecciones en el bebé.

Otros alimentos

Las vísceras y el paté contienen altas cantidades de vitamina A; es importante evitar estos alimentos, ya que la vitamina A, a altas concentraciones, es perjudicial para el futuro bebé.
El resto de peculiaridades sobre la alimentación son un poco de sentido común: no tomar café o sustancias estimulantes por su contenido en cafeína; obviamente tampoco ingerir bebidas alcohólicas; tener precaución cuando se preparen platos a partir de verduras y hortalizaslavándolas siempre con agua
Con esto espero haber aclarado esas dudas tan frecuentes que nos surgen en esa etapa tan bonita que es el embarazo. Y ahora, ¡a disfrutar de los meses que vienen! Si tienes cualquier duda, acude a tu farmacia más cercana, y pide consejo a tu farmacéutico.