En España gozamos de un calendario de vacunas financiadas bastante completo, en el que las recientes incorporaciones de las vacunas de varicela y neumococo han venido a completar y homogeneizar una cartera de vacunas que de por sí era más que aceptable.

Además podemos decir con orgullo que gozamos de unas amplias coberturas vacunales en la etapa infantil (no tanto en la edad adulta). Los profesionales sanitarios, salvo vergonzosas excepciones, estamos alineados dando mensajes de salud serios y basados en la evidencia y esas sinergias parece que están dando sus frutos, manteniendo a raya hoy por hoy brotes que están causando estragos en otros países como ocurre con el sarampión.
Pero al margen de las vacunas financiadas, existen otras que, si padres y pediatras acuerdan administrar, son herramientas de prevención eficaces y seguras que pueden adquirirse en farmacias con su correspondiente receta médica. ¿Sabes cuáles son?

Vacuna de meningococo B

Previene la enfermedad meningocócica o ‘meningitis’ tipo B, el tipo más frecuente en España dentro de que, afortunadamente, es una enfermedad con muy baja incidencia. Se puede administrar a partir de los dos meses de edad, aunque suele prescribirse a los tres para que no coincida con el resto de vacunas de calendario. Es habitual separarla al menos 15 días del resto de vacunas para reducir la incidencia de fiebre, pero si a tu hijo se la administran con las demás el mismo día, puedes darle paracetamol transcurridas unas horas desde la vacunación.
Aunque se trata de una vacuna cara y hay que administrar varias dosis, tienes que saber que el riesgo no es cero a ninguna edad y que es una enfermedad que se desarrolla muy rápido y es de extrema gravedad. Si quieres saber más, pincha aquí.
Lo que sí te aconsejamos es que si decides vacunar, hazlo lo antes posible, no esperes a que el bebé sea mayor para ahorrarte dosis, ya que mientras más pequeño sea, más probabilidades tendrá de contraer la enfermedad.
Existen dos vacunas contra el meningococo B: Bexsero®, que se puede administrar a partir de los dos meses de edad, y Trumenba®, indicada a partir de los diez años.

Vacuna de rotavirus

El rotavirus es una infección que tendrán todos los niños antes de cumplir los 5 años. Debes vacunar a tu hijo a las 6 semanas, igual que en el caso anterior, no dejes pasar el tiempo, protégelo lo antes posible para sacar el máximo partido a la vacuna. Esta vacuna tiene la ventaja de que se administra vía oral, aunque no debe administrarse en casa en ningún caso. A pesar de que es cierto que la infección, en general, no suele ser tan peligrosa como la anterior, no caigamos en el error de pensar que se trata de una simple diarrea, puede conllevar complicaciones graves como encefalitis, pancreatitis o cerebelitis. Además los niños vacunados tienen menos incidencia de convulsiones.
Hay dos especialidades comercializadas. Rotarix® y Rotateq®. Ambas han demostrado ser seguras y eficaces.

Vacuna de meningococo de serogrupos A, C, W e Y

Menveo® o Nimenrix®. Estas vacunas pueden ser interesantes si tu hijo va a viajar a un país donde hay más casos, sobre todo del serogrupo W (como por ejemplo Inglaterra), bien porque se vaya de Erasmus, intercambio o a vivir allí un año para mejorar un idioma.
Podemos considerar la recomendación de una dosis a los 14 años, tienes más información aquí.

Vacuna de papiloma en varones

Aunque la vacuna está financiada en sexto de primaria (11-12 años) en niñas, puede ser beneficiosa también para proteger frente al cáncer anal, y de cabeza y cuello en niños. Tenemos dos vacunas comercializadas, Cervarix® y Gardasil®, esta última protege además de verrugas genitales o condilomas acuminados.
Si decides vacunar a tus hijos varones, aprovecha el curso de sexto, cuando vacunan a las niñas, para protegerlos a ellos también.

Vacuna de la gripe

No está financiada en niños sanos, pero es una buena herramienta para prevenir la transmisión en el hogar si conviven personas mayores o pacientes con el estado de salud delicado, ya que los pequeños son los principales transmisores de la enfermedad. Además los niños tienen más probabilidades de complicaciones si contraen la enfermedad. Existen diversas marcas de vacunas antigripales, algunas contienen tres cepas y otras cuatro, nosotros te recomendamos las cuadrivalentes (4 cepas) por ser vacunas más completas. Puedes vacunar a tu hijo a partir de los 6 meses de edad.
Este artículo sirve para que conozcas desde una fuente fiable y contrastada (tu farmacia) información sobre estas herramientas de prevención, pero con quien debes consensuar si se le receta o no una vacuna a tu hijo es con tu médico. En la farmacia te esperamos para informarte, apoyarte, resolver dudas y dispensarte de forma excelente los medicamentos prescritos.
Ante cualquier duda, acude a tu farmacia.