blog
> Suscríbete
 

Marcando la casilla de aceptación de nuestra Política de Privacidad, usted otorga su consentimiento expreso al REAL E ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE FARMACÉUTICOS DE SEVILLA (en adelante RICOFSE), responsable de esta web, para la recogida y el tratamiento de los datos personales que proporciona en el presente formulario. Estos serán almacenados en servidores propios del RICOFSE, ubicados dentro de la UE, y podrán ser usados exclusivamente para enviarle notificaciones de nuevas publicaciones en su Blog. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en ricofsearrobaredfarma.org y consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad.
 
> Síguenos en las redes
 
> Buscar
 

Cómo cuidar nuestra mente durante la cuarentena

Nuestro objetivo en las farmacias es abordar de forma integral a las personas en cuanto a la relación que tienen con su medicación y su enfermedad, ya que el abordaje biomédico es claramente insuficiente y no llegamos a hacer un abordaje correcto de su farmacoterapia si no tenemos en cuenta sus preferencias, miedos, experiencias y creencias. Con la pandemia nos ocurre lo mismo, sabemos durante un confinamiento cómo tenemos que esterilizar objetos en casa, tratar a un paciente contagiado, qué medicación hay que tomar… Pero, ¿y la mente? ¿Y el abordaje psicosocial en la cuarentena? Para ayudarnos en este campo, tenemos la inestimable colaboración de nuestro psicólogo clínico Manuel Salgado que nos ofrece algunas pautas generales. Porque #juntossumamos.
 
 
En diciembre de 2019, llegaron las primeras noticias sobre un nuevo virus que empezaba a hacer estragos en la ciudad china de Wuhan. “Eso pilla lejos”, seguro que pensaste, como la mayoría de nosotros.
 
Se fueron aportando diferentes datos sobre personas contagiadas, índice de mortalidad y rápidamente China empezó a tomar medidas en esa ciudad y su comarca, restringiendo al máximo el movimiento de sus habitantes, es decir, poniéndolos en cuarentena.
 
Esta decisión no es nueva en la historia de la Humanidad, registrándose casos similares desde hace 3.000 años, con enfermedades como la lepra, la peste bubónica, el cólera, el tifus, la fiebre amarilla o la conocida como gripe española.
 
Aun así, pudo parecerte excesivo y, sobre todo, seguías pensando que aquí no llegaría. Pero claro, los virus no entienden de fronteras y este COVID19 decidió -con la inestimable ayuda de los humanos- hacer un “Willy Fog” y dar la vuelta al mundo.
 
De esta manera, nos situamos en el 14 de marzo cuando el Gobierno decide declarar el estado de alarma, y confinar en sus casas a millones de españoles, algo que continuará mínimo hasta el 11 de abril, fecha simbólica porque está señalada como “Sábado Santo”.
 
Te cuento todo esto para ponerte en situación, para aclararte que, si bien esto es nuevo para la mayoría de nosotros, es algo que ha ocurrido en otras ocasiones a lo largo de nuestra presencia en este planeta.
 
Ahora voy con lo que es posible que estés esperando tras leer el título: la parte psicológica de esta historia. No quiero ser reiterativo sobre los típicos “consejos” que ya habrás leído y/o escuchado de diferentes fuentes.
 
Tampoco puedo ser concreto en mis recomendaciones por qué no sé en qué punto te encuentras tú. Podrías moverte en cualquiera de estos escenarios, en función de cuatro parámetros relacionados con la salud (puedes ser factor de riesgo o no, o bien estar contagiado o no estarlo), la economía (que tengas solvencia suficiente y por tanto tranquilidad, o bien estar en una situación precaria que te angustie), la libertad de movimiento (tamaño de la casa, personas con las que convives, comodidades) y la edad (que influye tan profundamente en nuestro papel en esta pandemia).
 
Combinando estos factores, nos encontraremos con diferentes perfiles que mostrarán distintos estados psicológicos, de ahí el riesgo de establecer recomendaciones genéricas.
 
Sin embargo, como has llegado hasta aquí y sé que te preocupa el Síndrome de la Mamparitis, que se define como un cuadro desadaptativo que sufren los marineros cuando se llevan mucho tiempo entre los mamparos (tabiques en el interior de los barcos), no quiero que te vayas de vacío y te propongo el sistema de las 5R para afrontar esta situación de confinamiento, con las salvedades referidas antes.
 
1.- RUTINAS. Establece una planificación diaria de lo que tienes qué hacer, en cuanto a teletrabajo, higiene, sueño, tiempo personal, contacto con los demás... Todo sin ser estricto, porque tú y yo sabemos que… ¡Tiempo tienes!
 
2.- REDES SOCIALES. Te pueden servir para acercarte en la distancia, para ver a tus seres queridos o, cuanto menos, poder hablar con ellos. También pueden ser de utilidad para mantenerte informado, aunque con esto…¡ojo!
 
3.- RACIONAR LA INFORMACIÓN. Es normal que tengas necesidad de saber qué está pasando, pero hazlo de manera proporcionada, sin saturarte de tantos datos, y bebe de fuentes fiables en las que el contenido sea aportado por profesionales de total confianza.
 
4.- RELATIVIZAR. Aceptamos que tienes miedo, que estás preocupado, que la incertidumbre por diferentes aspectos de esta crisis te crea angustia en diferentes momentos del día. Todo ello es esperable, nos pasa a todos. Ahora bien, para evitar que llegues a extremos patológicos o que desarrolles problemas psicológicos en el futuro, ten esto presente: haz ejercicio físico, duerme para descansar y gestiona bien esos pensamientos catastróficos que te vienen de vez en cuando… ¡Ponlos en cuarentena y nos les permitas que te acompañen en tu día a día!
 
5.- RESISTIR. Sé que has escuchado mucho esto en formato música durante estos días. Es una especie de mantra colectivo que nos pasamos unos a otros. Ello no implica que el tiempo de cuarentena vaya a reducirse porque te hagas fuerte en tu interior, pero sí que puedas llevar con más calma los días que aún quedan por delante.
 
Pues hasta aquí puedo escribir. No busques mucho más por ahí, porque todo será parecido en cuanto a qué hacer. Céntrate en lo que sabes qué te viene bien a ti, porque tú te conoces mejor que nadie y sólo tú eres consciente de la situación particular en que vives.
 
Y recuerda, en la farmacia estamos para ayudarte. Allí siempre tienes una cruz verde encendida.
#somosfarmaceuticos #Covid19 #quedateencasa
 
 

Autor:
Manuel Salgado Fernández
Psicólogo Clínico y del Deporte. Director Centro CAIRYS.
Co-Autor:
Rosario Cáceres Fernández-Bolaños
Farmacéutica
Desarrollo de Proyectos Profesionales y Relaciones Institucionales del COF Sevilla
 
Etiquetas: